Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12 febrero 2009

Por: Óscar Súmar A.

obreros-leyendo-3El caso “Budayeva y otros vs. Rusia”* resuelto por la Corte Europa de Derechos Humanos, despierta la pregunta acerca de la existencia de un derecho humano a no ser víctima de un desastre natural. Esta pregunta puede ser particularmente chocante en un escenario donde los dessastres naturales han sido (y en algunos casos son) entendidos como verdaderos “Actos de Dios”, por lo que se les entendía como imprevisibles y fuera del control de los hombres, llevando a que tampoco hubiera una responsabilidad correlativa respecto a su ocurrencia.

Esta idea, sin embargo, tiene un origen más profundo en la propia aproximación metodológica que se ha hecho hacia los desastres naturales. En efecto, tal como lo ha destacado Joanne Nigg, una pionera en el estudio socio-jurídico de los desastres, estos fueron estudiados principalmente desde el punto de vista geológico, enfocándose a las causas físicas de los desastres y las maneras en las que podemos manipular  o interpretar la naturaleza para evitarlos o prevenirlos.

Es con la llegada de las ciencias sociales al estudio de estos fenómenos que cobran importancia conceptos como “vulnerabilidad social” (Sociología)  y “costos de prevención” (Economía). Así, entendemos ahora que, por un lado, los desastres naturales tienen que ver con la particular situación económica y social de una población y; por el otro, que las decisiones acerca de cuanto invertir en prevención o recuperación, luego de sufrir desastres; son decisiones semejantes a las que hacemos en cualquier otro ámbito de la vida social (educación, salud, etc.).

De esta manera, las ciencias sociales y -desde hace algún tiempo- con la influencia del Derecho; han cambiado la estructura de lo que entendemos acerca de los desastres “naturales”, lo que hace falta para prevenirlos o recuperarnos de ellos en términos de políticas públicas y la asignación de responsabilidades que se hace cuando estos efectivamente ocurren.

* Agradezco a Diego Ocampo, alumno del curso Derecho y Desastres en la PUCP por la referencia del caso.

Read Full Post »